Educación

Como arreglárselas con dos hijos muy seguidos

Written by admin

Algo que siempre que hablo con una mamá intento trasmitirle es que cada pareja es libre de elegir en qué momento y de qué modo concreto va a criar a sus hijos. Hay padres que eligen tener los hijos muy seguidos y otros que prefieren que se lleven más edad y así no encontrarse con dos bebés a la vez.

Lo cierto es que cuando los hijos son muy seguidos algunas situaciones pueden complicarse más de lo que nos imaginábamos y es por eso que aprender y ver como otras madres y padres se las arreglan para salir airosos de esas situaciones nos puede venir muy bien.

Algunas situaciones como….

Ir al baño: lavarse las manos, peinarse o hacer pipí puede ser algo realmente complicado, pero si ponemos una amaquita en el baño y en ella

Esta es la amaquita de la que os hablo
al más pequeño de nuestros hijos y cogemos unos cuantos juguetes para entretenerlos a ambos, nos será más sencillo. Podéis decirle al más mayor que de los juguetes al pequeño y así el mayor también tendrá algo que hacer. En el caso de que el mayor no sepa andar, lo mejor sería poner dos amaquitas y darles varios juguetes a cada uno.

En la cocina: sin lugar a duda las sillas adaptadas para los niños y tronas son una forma muy buena de poder cocinar y vigilar a tus hijos. Para que no se aburran tenemos varias opciones: darles juguetes, ponerles dibujos, cantar con ellos,… Y si tenemos que darles de comer, en el caso de que ya tomen los mismos alimentos, lo mejor es preparar un plato de comida para ambos e ir dando una cucharada a cada uno de manera alterna ( si los podemos dejar que coman solitos pues mejor).

Salir a la calle: si es una zona sin peligro y siempre que el mayor ande, puede ir en bicicleta o triciclo y el pequeño en el carrito. Si no andan ninguno de los dos o en zonas en las que pueda correr peligro es mejor comprar una silla de paseo gemelar.

Hora de juego: que gran invento son las alfombras para estas ocasiones, podemos llenarlas de juguetes y tirarnos al suelo a pasar el rato junto a nuestros niños. Que aún uno de ellos no anda, no pasa nada, porque en un espacio como este podrá gatear o estar sentadito y nosotros podremos controlarlos sin agobios.

Para dormirlos: si practicáis el colecho, podéis poner un niño en la cuna de colecho y otro al otro lado. En caso de que ya duerman en sus camitas una buena opción es que duerman juntos, sin importar que sean niño o niña, de este modo se harán compañía por la noche y los podremos acostar y leer un cuento a la vez.

Cuando tenemos que vestirlos o cambiarles de ropa: ¿habéis visto esos vídeos en los que una madre viste a tres niños en una cama de matrimonio procurando que ninguno de ellos se caiga? Pues ese es el truco, elegir un lugar amplio, como una cama de matrimonio, o sin altura ni peligro, como una alfombra, y siempre sin perder de vista al que no estáis vistiendo.

Pedir ayuda: tendréis situaciones en las que, por mucho que queráis, ya no podréis vosotros solos con los dos niños y es entonces cuando debéis acudir a familiares o amigos y que bien os echen una mano o que se queden un rato con ellos y podáis hacer lo que os sea necesario. Está claro que tareas del hogar, limpiezas a fondo o relajarse un rato (que también es necesario) son bastante complicadas si no dejamos a los niños un rato con ellos.

Al final se trata de acoplar nuestro entorno a nuestra familia, de modo que las cosas sean lo más cómodas posible pudiendo disfrutar al máximo de nuestros momentos juntos. Poco a poco irán creciendo y nos daremos cuenta de que todas estas tareas que antes eran muy complicadas, se van simplificando y vamos teniendo más tiempo en general.

Esto son solo unos ejemplos de algunas situaciones que nos podemos encontrar. ¿Qué situaciones os habéis encontrado vosotras? ¿Cómo os las habéis arreglado?

About the author

admin

Leave a Comment